los Efectos adversos de la dieta cetogénica
26 Dec 2016

Efectos adversos de la dieta cetogénica

En medicina, un efecto adverso es un efecto dañino no deseado que es el resultado de un medicamento, cirugía, dieta u otra intervención.  La dieta cetogénica ha crecido significativamente en popularidad en los últimos años, y mientras que la dieta cetogénica tiene numerosos beneficios respaldados por la ciencia, existen otros efectos adversos potenciales de la dieta cetogénica que merecen consideración. Al igual que todos los regímenes dietéticos, cuál es el curso de acción correcto para uno no significa necesariamente que sea el curso de acción correcto para otro.  Los siguientes son los efectos adversos más comunes de la dieta cetogénica, así como algunos efectos adversos más graves y menos conocidos.  

 

Efectos adversos de la dieta cetogénica

Términos y abreviaturas:


LDL – Lipoproteína de baja densidad
HDL – Lipoproteína de alta densidad
KD – Dieta Cetogénica
MAD – Dieta modificada de Atkins
MCT – Triglicéridos de cadena media
MCTD – Dieta de triglicéridos de cadena media

 

Consideraciones Gastrointestinales

Los efectos secundarios gastrointestinales son comunes, ya que la mitad de los pacientes reportan algún grado de náuseas, estreñimiento, distensión abdominal o vómitos en algún momento de la terapia dietética cetogénica.  Sin embargo, estos síntomas generalmente se resuelven después de los primeros días o semanas de tratamiento con la dieta cetogénica [1, 2, 3].  Como se indicó en estos estudios, fue raro que los pacientes no pudieran continuar con el tratamiento de dieta cetogénica debido a las náuseas, el estreñimiento o los vómitos.   Sin embargo, los pacientes involucrados en estos estudios no continuaron con el tratamiento de dieta cetogénica por más de un período de 9 meses.

 

Consideraciones de lípidos

Los lípidos pueden aumentar en las dietas cetogénicas y deben controlarse.  Un estudio de Sirven et al. [1] encontró un aumento significativo en el colesterol total en ayunas a los 3 y a los 6 meses en la dieta, con un aumento del colesterol medio de 208 mg / dL (rango, 120-304) a 291 mg / dL (220-395).   Los triglicéridos también aumentaron a los 3 meses desde la media de 190 mg / dL (41–542) a 203 mg / dL (68–417), y luego se estabilizaron [4].  La extensión de este estudio continuó mostrando un aumento significativo en el colesterol total y en la relación colesterol / HDL en el momento de la interrupción de la dieta después de hasta 35 meses de dieta [5].   Si se producen cambios extremos de lípidos, puede justificar la interrupción de la terapia dietética [6].  Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los lípidos elevados no están presentes en todos los pacientes o en todos los estudios, y los triglicéridos y las LDL pueden no cambiar [7].

Los lípidos también aumentan en la MAD [8], aunque los niveles de lípidos finales en algunos estudios se mantuvieron dentro de los rangos de riesgo cardiovascular promedio [9]. Un estudio de la MAD en realidad encontró una disminución de los triglicéridos con el tratamiento de dieta cetogénica en 12 meses [10].

Vale la pena señalar que los lípidos pueden aumentar durante la fase inicial de la dieta, y luego volver a la línea de base: un estudio de 37 adultos con MAD durante al menos 3 meses encontró que si bien el colesterol total y el LDL habían aumentado a los 3 meses, no hubo diferencia con respecto al inicio después de 1 año ( p = 0.2 yp = 0.5, respectivamente) [11].

Además, en caso de hipercolesterolemia, todavía puede ser manejable sin interrumpir la terapia dietética.  Un paciente cuyo LDL se duplicó después de 3 meses continuó la MAD, y con la suplementación con carnitina (y la sustitución de las grasas saturadas por grasas poliinsaturadas) su colesterol y LDL volvieron a la normalidad [12].  La suplementación con carnitina también redujo exitosamente los triglicéridos elevados en otros tres pacientes [5]. 

Por lo tanto, la suplementación con carnitina puede mejorar este efecto adverso particular de la KD. 

 

 

Consideraciones hormonales

Las irregularidades menstruales y el cese de la menstruación son comunes en el estado de inanición.  Dado que la dieta cetogénica está diseñada para imitar la inanición, no es sorprendente que también pueda causar una irregularidad menstrual.  Barborka et al informaron en la década de 1930 que el 21% de las mujeres habían cesado sus menstruaciones durante el tratamiento de dieta cetogénica; sin embargo, en los siete que interrumpieron la dieta, se reanudó la menstruación normal [13].  En el estudio de 1999 de Sirven, las nueve mujeres (100%) desarrollaron irregularidades menstruales (ciclos irregulares o cese de la menstruación), que se resolvieron con la interrupción de la dieta [1].  Las irregularidades menstruales también fueron frecuentes en el estudio de Mady et al. En 2003 sobre la dieta cetogénica (45% de las mujeres) [14].   

Sin embargo, las irregularidades menstruales parecen ser mucho menos comunes en una MAD, y no se encontraron irregularidades menstruales en ninguna de las 19 mujeres en un estudio [15], ninguna informó en nueve mujeres en un segundo estudio [10], y solo fueron Presente en 1 de 17 mujeres en un tercer semental [12].  Lambrechts no encontró ninguno en dos mujeres en el KD clásico y dos mujeres en el MCTD [16].

 

 

Efectos adversos de la dieta cetogénica en niños.

Si bien estos efectos adversos de la dieta cetogénica mencionados anteriormente son los más comunes en los adultos, se sabe que existen otros efectos adversos menos comunes de la dieta cetogénica en los niños, lo que justifica consideraciones adicionales para el cumplimiento a largo plazo de una dieta cetogénica para niños y adultos, por igual.  En un estudio de 2011 que comparó el corto plazo (8 meses) versus el largo plazo (> 24 meses), Kang HC et al, encontraron que no hubo diferencias significativas en la tendencia a la recaída, los hallazgos del EEG correlacionados y los datos de resultados de desarrollo entre los dos grupos estudiados para los espasmos infantiles intratables. [17]

El estudio encontró que del grupo a corto plazo de 8 meses, el 37.5% experimentó náuseas / vómitos, diarrea / estreñimiento, el 50% experimentó hipertrigliceridemia, el 31% experimentó hipercolesterolemia, el 31% experimentó hepatitis, el 0% experimentó osteopenia. Sin embargo, en el grupo a largo plazo de 2 años, el 41% experimentó náuseas / vómitos, diarrea / estreñimiento, el 33% experimentó hipertrigliceridemia, el 29% experimentó hipercolesterolemia, el 25% experimentó hepatitis y el 20% experimentó osteopenia. 

Por lo tanto, las complicaciones graves como la osteopenia, la hepatitis, los cálculos ureterales y la falla de crecimiento ocurrieron de manera significativa solo en el grupo de prueba a largo plazo en comparación con el grupo a corto plazo (p> 0.05).  En efecto, la utilidad de la dieta cetogénica durante 8 meses puede estar bien justificada, sin embargo, el tratamiento prolongado con KD puede dar resultados similares y una tasa de recurrencia de ataques, pero con complicaciones más graves.  Se necesita más investigación sobre los efectos a largo plazo de la dieta cetogénica en niños. 

 

En conclusión

Si bien la investigación de la Dieta Cetogénica ha mostrado numerosos efectos positivos de la dieta cetogénica, los efectos adversos potenciales también merecen atención y consideración por parte de aquellos que han optado por la dieta popular tanto para fines de pérdida de peso y mejoras metabólicas, como para el tratamiento de trastornos neurológicos.

Si bien todas las dietas deben realizarse bajo la supervisión de un médico, la dieta cetogénica puede requerir más observación que otras dietas para garantizar que se tengan en cuenta estos efectos adversos más graves de la dieta cetogénica. 

 

 

 

 


Efectos adversos de la dieta cetogénica : Referencias

 

Referencias Gastrointestinales

1. Sirven, J., Whedon, B., Caplan, D., Liporace, J., Glosser, D., O’Dwyer, J., & Sperling, M. R. (1999). The Ketogenic Diet for Intractable Epilepsy in Adults: Preliminary Results. Epilepsia, 40(12), 1721–1726. doi:10.1111/j.1528-1157.1999.tb01589.x

2. Coppola, G., D’Aniello, A., Messana, T., Di Pasquale, F., della Corte, R., Pascotto, A., & Verrotti, A. (2011). Low glycemic index diet in children and young adults with refractory epilepsy: First Italian experience. Seizure, 20(7), 526–528. doi:10.1016/j.seizure.2011.03.008

3. Klein, P., Janousek, J., Barber, A., & Weissberger, R. (2010). Ketogenic diet treatment in adults with refractory epilepsy. Epilepsy & Behavior, 19(4), 575–579. doi:10.1016/j.yebeh.2010.09.016

 

Referencias de lípidos

4. Sirven, J., Whedon, B., Caplan, D., Liporace, J., Glosser, D., O’Dwyer, J., & Sperling, M. R. (1999). The Ketogenic Diet for Intractable Epilepsy in Adults: Preliminary Results. Epilepsia, 40(12), 1721–1726. doi:10.1111/j.1528-1157.1999.tb01589.x

5.  Nei, M., Ngo, L., Sirven, J. I., & Sperling, M. R. (2014). Ketogenic diet in adolescents and adults with epilepsy. Seizure, 23(6), 439–442. doi:10.1016/j.seizure.2014.02.015

6.  Mosek, A., Natour, H., Neufeld, M. Y., Shiff, Y., & Vaisman, N. (2009). Ketogenic diet treatment in adults with refractory epilepsy: A prospective pilot study. Seizure, 18(1), 30–33. doi:10.1016/j.seizure.2008.06.001

7.  Klein, P., Janousek, J., Barber, A., & Weissberger, R. (2010). Ketogenic diet treatment in adults with refractory epilepsy. Epilepsy & Behavior, 19(4), 575–579. doi:10.1016/j.yebeh.2010.09.016

8. Carrette, E., Vonck, K., de Herdt, V., Dewaele, I., Raedt, R., Goossens, L., … Boon, P. (2008). A pilot trial with a modified Atkins’ diet in adult patients with refractory epilepsy. Clinical Neurology and Neurosurgery, 110(8), 797–803. doi:10.1016/j.clineuro.2008.05.003

9. Kossoff, E. H., Rowley, H., Sinha, S. R., & Vining, E. P. G. (2008). A Prospective Study of the Modified Atkins Diet for Intractable Epilepsy in Adults. Epilepsia, 49(2), 316–319. doi:10.1111/j.1528-1167.2007.01256.x

10. Smith, M., Politzer, N., MacGarvie, D., McAndrews, M., and del Campo, M. (2011). Efficacy and tolerability of the MAD in adults with pharmacoresistant epilepsy: a prospective observational study. Epilepsia 52, 775–780. doi:10.1111/j.1528-1167.2010.02941.x

11. Cervenka, M. C., Patton, K., Eloyan, A., Henry, B., & Kossoff, E. H. (2014). The impact of the modified Atkins diet on lipid profiles in adults with epilepsy. Nutritional Neuroscience, 19(3), 131–137. doi:10.1179/1476830514y.0000000162

12. Cervenka, M., Terao, N., Bosarge, J., Henry, B., Klees, A., Morrison, P., and Kossoff, E. (2012). Email management of the MAD for adults with epilepsy is feasible and effective. Epilepsia 53, 728–732. doi/full/10.1111/j.1528-1167.2012.03406.x

 

Referencias hormonales

13. Barborka, C.J. (1930). Epilepsy in adults: results of treatment by ketogenic diet in one hundred cases. Arch Neurol Psych 23, 904–914. doi:10.1192/bjp.76.315.856-a

14. Mady, M.A., Kossoff, E.H., McGregor, A.L., Wheless, J.W., Pyzik, P.L., and Freeman, J.M. (2003). The ketogenic diet: adolescents can do it, too. Epilepsia 44, 847–851. doi: 10.1046/j.1528-1157.2003.57002.x

15.Kossoff, E. H., Krauss, G. L., McGrogan, J. R., & Freeman, J. M. (2003). Efficacy of the Atkins diet as therapy for intractable epilepsy. Neurology, 61(12), 1789–1791. doi:10.1212/01.wnl.0000098889.35155.72

16. Lambrechts, D. A. J. E., Wielders, L. H. P., Aldenkamp, A. P., Kessels, F. G. H., de Kinderen, R. J. A., & Majoie, M. J. M. (2012). The ketogenic diet as a treatment option in adults with chronic refractory epilepsy: Efficacy and tolerability in clinical practice. Epilepsy & Behavior, 23(3), 310–314. doi:10.1016/j.yebeh.2012.01.002

 

Efectos adversos menos conocidos de la dieta cetogénica Referencias

17. Kang, H.-C., Lee, Y. J., Lee, J. S., Lee, E. J., Eom, S., You, S. J., & Kim, H. D. (2011). Comparison of short- versus long-term ketogenic diet for intractable infantile spasms. Epilepsia, 52(4), 781–787. doi:10.1111/j.1528-1167.2010.02940.x

Comment List

Leave a Reply