08 Oct 2019

La Alulosa: ¿Es Admisible para la Dieta Keto o Paleo?

Uno de los mayores desafíos que enfrentan las personas que siguen las dietas Keto, Paleo, u otras dietas bajas en carbohidratos es encontrar alternativas para algunos de los alimentos que definieron nuestros hábitos alimenticios durante años. Por ejemplo, si bien el pan integral no es compatible con las personas que intentan limitar su consumo de carbohidratos a 30 gramos por día, puede ser difícil cambiar nuestros hábitos de desayuno si nos hemos acostumbrado a comer tostadas para el desayuno. Sin embargo, las alternativas de pan amigables con la dieta cetogénica permitirían a las personas que siguen una dieta baja en carbohidratos mantener su rutina de desayuno y al mismo tiempo mejorar sustancialmente sus elecciones dietéticas. La alulosa es una alternativa edulcorante que, cuando se usa correctamente, permite a las personas con dietas bajas en carbohidratos endulzar sus alimentos y bebidas sin agregar cantidades significativas de calorías y carbohidratos.

 

Nuestro Apetito para lo Dulce

Las personas en los Estados Unidos les encantan lo dulce. Entre 2018 y 2019, los estadounidenses consumieron alrededor de 11 millones de toneladas métricas de azúcar, lo que representa un aumento de un millón de toneladas métricas a partir de 2010. A pesar de un aumento alarmante de diabetes entre la población, el Consejo de Diabetes menciona que un estadounidense promedio consume 126.4 gramos de azúcar por día. 

La Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda una cantidad máxima de azúcares añadidos de 150 calorías por día (37.5 gramos) para hombres,  y 100 calorías por día (25 gramos) para mujeres. Sin embargo, para las personas que intentan llevar su cuerpo a un estado de cetosis, esta recomendación llevaría a una ingesta excesiva de carbohidratos por el consumo de azúcar. Una cucharadita de azúcar aporta alrededor de 5 gramos de carbohidratos y 20 calorías, mientras que una cucharada contiene más de 15 gramos de carbohidratos y 60 calorías. Dos cucharadas de azúcar en su café de la mañana, entonces, probablemente lo pondrán al límite de su consumo de carbohidratos para el día. Afortunadamente, hay varias alternativas naturales de edulcorantes que contienen carbohidratos extremadamente bajos para las personas que siguen la dieta Keto. Desde la Stevia hasta el edulcorante de la “fruta del monje” (monk fruit), las personas que desean un poco de dulzura en sus vidas tienen opciones más allá del azúcar y la miel, y la alulosa es un producto que vale la pena explorar.

 

¿Qué Es la Alulosa?

La alulosa es uno de los azúcares raros que ocurren naturalmente en diferentes especies de plantas dentro de la naturaleza. Si bien se identificó inicialmente a partir del trigo, la alulosa es ampliamente reconocida por encontrarse en frutas como la jaca, los higos y las pasas. A nivel químico, la alulosa es un monosacárido que es la forma más simple de azúcar y las unidades más básicas de carbohidratos.

A diferencia del azúcar de mesa común (sacarosa), se sabe que la alulosa tiene al menos un 90 por ciento menos de calorías y prácticamente no tiene ningún efecto sobre los niveles de glucosa en la sangre, ni afecta los niveles de insulina. A diferencia de las alternativas de azúcar súper dulce como el edulcorante a base de la fruta de monje, la alulosa es solo un 70 por ciento tan dulce como la sacarosa. Uno de los desafíos con la extracción y producción de la alulosa es que solo está naturalmente presente en pequeñas cantidades de las frutas mencionadas anteriormente. Por esta razón, la mayor parte de la producción de alulosa proviene hoy del maíz. La fermentación del maíz permite que la fructosa se convierta en alulosa a través de un proceso de conversión enzimática. En la mayoría de los casos, las enzimas se crean con el uso de un microbio modificado genéticamente.

 

¿La Alulosa es Admisible para las Dietas Keto o Paleo?

Para las personas que están interesadas únicamente en limitar su consumo de carbohidratos, la alulosa funciona como una alternativa edulcorante al azúcar. La alulosa puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en la sangre mientras reduce drásticamente su consumo de carbohidratos. Un estudio también sugirió que la alulosa podría oxidar más grasa para obtener energía, lo cual es esencial para la dieta Keto. En el estudio mencionado anteriormente, las personas que consumieron alulosa (en comparación con el grupo de control) tenían niveles de glucosa en la plasma más bajos, mientras que sus niveles de ácidos grasos libres eran significativamente más altos. Por lo tanto, se puede considerar que la alulosa es aceptable para la dieta Keto.

Sin embargo, para las personas que se adhieren a la dieta Paleo, la mayor parte de la alulosa producida comercialmente no será aceptable debido al procesamiento que incluye la dependencia de microbios genéticamente modificados. Debido a que la Dieta Paleo excluye cualquier alimento altamente procesado, la alulosa solo se podría consumir dentro de la Dieta Paleo si proviene de fuentes naturales no procesadas, como frutas secas, azúcar morena, jaca, higos, etc.

 

La Última Palabra

La alulosa ofrece beneficios y desventajas para las personas que siguen dietas bajas en carbohidratos. En el lado positivo, la alulosa funciona como una alternativa edulcorante natural que es absorbida pero no metabolizada por el cuerpo. El uso de este edulcorante permite a las personas con dietas bajas en carbohidratos disfrutar de un edulcorante natural que contiene aproximadamente el 70 por ciento de la dulzura del azúcar de mesa mientras ofrece un 90 por ciento menos de calorías. Dado que el cuerpo humano no distingue a la alulosa como un carbohidrato, no aumenta los niveles de azúcar en la sangre. Por lo tanto, las personas pueden disfrutar de diferentes tipos de dulces y postres sin tener que preocuparse de ser expulsados ​​de la cetosis.

En el lado negativo, la gran mayoría de la alulosa que se produce comercialmente proviene de una conversión enzimática de maíz que depende de un microbio modificado genéticamente. Además, alrededor del 93 por ciento de todo el maíz producido y vendido en los Estados Unidos también está genéticamente modificado (OGM). Para las personas que están preocupadas por los efectos de los OGM tanto en el cuerpo humano como en el medio ambiente natural, la alulosa podría no ser la alternativa de edulcorante preferida. Además, algunas investigaciones sugieren que el consumo de la alulosa a largo plazo podría conducir a riñones e hígados agrandados.

Las personas que siguen la dieta Paleo probablemente solo podrían consumir la alulosa natural que está presente en ciertos tipos de frutas, mientras que los adherentes a la dieta Keto podrían encontrar la alulosa como una alternativa de edulcorante viable para satisfacer esos antojos para lo dulce.

Leave a Reply